Se dice que la Terapia vibracional será la medicina de la Nueva Era, aún cuando el creer esta afirmación no tendría porque quitarle crédito a otras medicinas llamadas complementarias. A través de lo que hemos anteriormente reconocido ¿Es que existe algo que no vibre?, ¿hay algo que sea estático?.

Todo es energía, y toda energía tiene una onda vibratoria, ya sea luz, sonido, ondas electromagnéticas, o cromáticas; congelada o cristalizada, la energía vibra; lo único que cambia es la forma con la que se manifiesta debido al tipo de onda vibratoria.

La etimología de la palabra proviene del griego “energas” que significa “activo” es decir que la energía o vibración implica actividad o movimiento.

Desde el punto de vista oriental es admitido como un “principio”, desde la más remota antigüedad, denominándola además como “Prana” cuyas manifestaciones energéticas pasan a ser subproductos de ese esencial y omnipresente “Prana” que todo lo inter penetra.