La Moringa

Beneficios de la Moringa

Beneficios y Contraindicaciones

La planta moringa, de la cual probablemente pocos han escuchado, es originaria de la región norte de África e India. Actualmente existen solamente 13 especies dentro del género Moringa, la más popular de éstas es la Moringa oleifera debido a sus grandes propiedades medicinales y curativas de las cuales hablaremos a continuación para que aprendas todo lo que puede hacer por ti, y hasta te mostraremos donde comprar la original y más pura moringa de todas.

El árbol en su edad madura puede alcanzar una altura de hasta 9.5 m. Cada una de sus ramas hace crecer muchas hojas de color verde pálido y pequeñas flores blancas, además, sus frutos tienen un exquisito aroma.

¿Para qué sirve la moringa?

Todas las partes del árbol de moringa son comestibles, desde las raíces hasta las semillas de las frutas y sus beneficios son muy diversos, tanto para la agricultura, la alimentación y la medicina. Se han realizado varios estudios para conocer a fondo las propiedades de la moringa, pero lo que se conoce hasta el momento es suficiente para alentar investigaciones exhaustivas, ya que es un árbol dotado de maravillosas propiedades y beneficios para los humanos.

Entre las principales propiedades de la moringa podemos mencionar

  1. La Moringa (Moringa Oleifera) presenta un alto contenido de proteínas, vitaminas, minerales y una cantidad excepcional de antioxidantes que le confieren cualidades sobresalientes en la nutrición y salud humana.
  2. Las hojas de moringa tienen propiedades benéficas para el cuerpo humano debido a la cantidad de vitaminas, minerales, ácidos grasos y proteínas que esta posee
  3. Las raíces de la moringa tienen propiedades diuréticas
  4. Las raíces de moringa también ayudan con problemas del sistema circulatorio
  5. La raíz tiene compuestos cuyas propiedades ayudan a regular el aparato digestivo, previniendo la diarrea o el estreñimiento
  6. La semillas de moringa tienen propiedades antibacteriales
  7. Las flores de moringa son ricas en antioxidantes y aminoácidos
  8. Las hojas de moringa también posee propiedades antibacteriales y antivirales
  9. La moringa posee cualidades antiinflamatorias en sus hojas

Los beneficios del consumo de la moringa son:

  • Incrementa las defensas naturales del cuerpo.
  • Promueve la estructura celular del cuerpo.
  • Controla de forma natural los niveles de colesterol sérico.
  • Reduce la aparición de arrugas y líneas finas.
  • Promueve el funcionamiento normal del hígado y el riñón.
  • Embellece la piel.
  • Proporciona energía.
  • Promueve una correcta digestión.
  • Actúa como antioxidante.
  • Proporciona un sistema circulatorio saludable.
  • Es un anti-inflamatorio.
  • Produce una sensación de bienestar general.
  • Regula los niveles normales de azúcar en la sangre.

Prácticamente toda las estructuras del árbol tienen propiedades medicinales, pero las hojas, los frutos y las semillas merecen una atención especial, ya que se ha demostrado que sus componentes tienen una amplia aplicación para la prevención y el control de diversas enfermedades.

Las hojas del árbol de moringa poseen una gran cantidad de propiedades debido a sus proteínas; minerales como hierro, fósforo, potasio, calcio y ácidos grasos esenciales; vitaminas A, C y parte del complejo B. De hecho, las hojas contienen una mayor proporción de vitamina C que una de las frutas con mayor aporte de dicha vitamina: la naranja.

Las hojas también poseen más vitamina A que las zanahorias, más calcio que la leche de vaca y tanto potasio como los plátanos. El título del árbol de la eterna juventud no es exagerado a que la moringa tiene muchísimas propiedades benéficas para el organismo.

Con base en estudios realizados, una pequeña cantidad de las hojas del árbol de moringa, específicamente tan sólo las puntas de éstas, aportan el 23 por ciento del valor diario recomendado de ingesta de vitamina A y hasta el 18 por ciento de vitamina C. Éstas pueden ingerirse crudas puesto que pueden ser tratadas como vegetales y gracias a ello, pueden convertirse en un ingrediente muy nutritivo en ensaladas y sopas.